Noticias de la República de Colombia

Obras de captación del Coca Codo, en riesgo por erosión

7 0



El avance de la erosión regresiva del Río Coca, en la provincia de Napo, amenaza a las instalaciones de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair (CCS).

Actualmente “ya se plasma el estado de riesgo que tienen las obras de captación de la Central”, reconoció Roque Proaño, ingeniero geólogo de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), durante un conversatorio realizado ayer.

Se trata de la primera vez que el organismo reconoce oficialmente esta amenaza.

Proaño expuso que, según los estudios que se hicieron en la primera etapa de emergencia de la situación, se concluyó que si la erosión del río avanza hasta el área de las obras de captación de la hidroeléctrica “obviamente estas se verán afectadas”.

No obstante, para evitar que esto ocurra, el lunes 21 de septiembre del 2020 inician nuevas obras de mitigación en el río con la colocación de un dique compuesto por contenedores metálicos, el cual será ubicado aguas arriba del puente Ventana 2, en el sector de El Chaco, en Napo.

El contrato para la construcción fue suscrito el martes pasado (15 de septiembre) y tiene un costo aproximado de USD 240 000, especialmente por la utilización de grúas y maquinaria pesada para remover y ubicar los contenedores, indicó Proaño.

Una vista aérea de la represa de la central Coca Codo Sinclair. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El dique es como una pequeña presa. La intención de Celec es que desacelere la erosión en el cauce del río.

Y se analiza edificar diques con colocación de geobolsas y ampliar el cauce del afluente, así como la construcción de otro dique de hormigón.

En cuando a las soluciones definitivas, el técnico de Celec informó que también inició el diseño para el control permanente de la erosión.

Una alternativa de solución es la construcción de pequeñas cascadas artificiales y otra es la implementación de una especie de cortina con pilotes de hormigón armado colocado a lo ancho del río Coca.

La Celec aprovechará el período de estiaje para ejecutar las obras de mitigación durante los siguientes seis meses, hasta febrero del próximo año, cuando inicia la temporada lluviosa en la zona.

Hasta el momento el avance de la erosión es de 7,6 kilómetros, desde la cascada San Rafael. La distancia entre el frente erosivo y las obras de captación de Coca Codo es este momento de 10 kilómetros.

Se trata de un fenómeno de avance acelerado, de casi un kilómetro por mes.

Además, más de 90 millones de metros cúbicos de sedimentos han sido removidos, de acuerdo con informes de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, que también participa de las mesas técnicas conformadas para atender esta emergencia.

Andrea Hermenegildo, ingeniera de la Secretaría, existen alrededor de 25 108 personas afectadas directa e indirectamente por la situación.

La funcionaria informó que está se planificación realizar en las próximas semanas un simulacro con las poblaciones aledañas, así como con la hidroeléctrica. En abril pasado, el fenómeno ya provocó la rotura de tres tuberías de petróleo y combustible. Además, hubo afectaciones en la vía Baeza- Lago Agrio.