Noticias de la República de Colombia

James Rodríguez: opinión de Jorge Barraza sobre el partido Everton vs. Liverpool: – Fútbol Internacional – Deportes

10 0



“Nadie dice vamos a ver correr al fútbol; se dice vamos a ver jugar al fútbol”. La frase, que extravió a su autor, es muy ingeniosa. Y cierta. Procede de un amante del preciosismo y la bola al ras, enemigo del frenético ritmo físico actual. Como la de Valdano, ese gran acuñador de sentencias: “Al fútbol se aprende a jugarlo en una cancha, no en un gimnasio”. Siempre tan agudo, Jorge.

Ahora bien, si uno enfrenta al Liverpool (o al Bayern Munich), ¿cómo compite sin correr…? Puede que lo aplasten como en el 8-2 del Bayern al Barcelona. O como en el 4-0 del Liverpool al mismo pobre Barça. “Me gusta otro fútbol, más pausado, de tenencia de pelota”, escuchamos. Y, sí, a todos nos gusta. Pero no hay multas por exceso de velocidad en este juego. Y una vez que llega una tendencia hay que subirse a ella o morir pisoteado por el pelotón. ¿O volvemos por decreto al año ’60 y que corran despacito…?

(Lea también: Polémica: el gol anulado al Liverpool que solo vio el VAR)

El Liverpool de Klopp propone un vértigo infernal unido a una presión asfixiante. Y además sabe tocar la pelota a uno, máximo dos toques; nadie retiene la bola, es todo circulación, aperturas, creación de espacios, movimiento continuo para dar opciones de pase. Ahora, con Thiago, ha ganado incluso en precisión. Sacó un soldado raso (Wijnaldum) y puso un oficial a distribuir. De modo que, más allá de gustos o estilos, frente a un grupo de legionarios como estos de Klopp, hay que correr, luchar, morder, trabar y luego jugar los 95 ó 97 minutos que dura un partido.

Everton lo entendió. Fatigó hasta la extenuación, caso contrario, perdía el invicto. Igual, el 2-2 final no refleja la superioridad roja a lo largo de todo el lance. ¿Por qué no se llevó el clásico a casa…? Primordialmente, por un microscópico VAR que vio un fuera de juego de Mané y anuló el gol de Henderson al minuto 92. Desde luego, en la cabina del VAR tienen posibilidades técnicas que ven mejor que el ojo humano, pero no hay forma de creer que fue offside. Estaría el cordón de un zapato adelantado. Quedó el sinsabor de la injusticia. Hemos pedido el VAR por años, aunque no para esto. Eso le permitió al equipo evertoniano retener la punta en solitario. Y salvar la derrota ante su archirrival. Eso y algunas atajadas milagrosas de Jordan Pickford, sobre todo una fabulosa ante cabezazo de Matip. Y aquí vale preguntarse: ¿no debía estar expulsado Pickford en el minuto cuatro cuando cometió una terrible falta contra Virgil Van Dijk? La jugada fue anulada por presunta posición adelantada de Firmino, pero eso no invalida el golpe del arquero. Fue una salida brutal y puede haberle roto la rodilla al holandés. Pickford siguió jugando. “Era roja directa sin la menor duda”, nos dice el amigo Javier Castrilli.

La jugada predilecta del Liverpool lo puso en ganancia apenas a los 2 minutos y 16 segundos: apertura a la punta para la subida de uno de los laterales, en este caso Robertson, desborde, centro atrás y Mané sacudió la red arriba. A propósito de Mané, es una enzima; al margen de su aportación ofensiva, no vemos otro delantero que asfixie tanto la salida del rival como el senegalés.

Bastante rápido igualó el líder de la Premier, a los 18’. Gran pase en profundidad de James a Calvert-Lewin, remate y el golero San Miguel la echó al córner. El cobro, un centro delicioso del propio James, fue directo a la cabeza del excelente zaguero Keane (va muy bien arriba) y puso el 1-1. Seguramente no hay en el mundo un centrador mejor que James, sus bolas combadas son un arma letal del Everton, que además tiene cuatro hombres muy fuertes de alto, el citado Keane, Calvert-Lewin, Richarlison y Yerry Mina.

(Además: Yerry Mina falló y Salah no desaprovechó el regalo para anotar)

Es cierto, la intensidad agrega emoción, pero quita precisión y calidad al juego. Hay que largarla rápido. James lo entendió, lo suyo debe ser recibir y pasarla lo antes posible; él no está para entretenerse con la pelota ni posee velocidad de traslado con ella, lo enciman y se la quitan. Sus cambios de frente a Digné son teledirigidos, puerta a puerta. Y sus pases filtrados, muy preciados por Calvert o Richarlison, que lo buscan para agradecerle en los goles. Frente a un rival superexigente, sacó nota alta el colombiano, mejor que en los dos partidos de Eliminatoria. Yerry estaba también para un 7, se lo despintó un mal rechazo (nunca sacar hacia el medio del área) y Salah se lo facturó, la incrustó de primera en el arco.

De otro buen pase en paralelo por izquierda de James para Digné llegó el anhelado empate definitivo (pareció que no llegaba más). El francés, también muy iluminado en los envíos, la levantó al área y Calvert-Lewin, en un momento mágico, clavó el 2-2 con un frentazo. Everton aguantó los últimos siete minutos con diez por la tarjeta roja a Richarlison, autor material de un intento de asesinato sobre Thiago Alcántara. Fue a una dividida con bestial planchazo. Debe estar muy aliviado de no haberlo partido.

En los cinco partidos disputados hasta hoy por el Liverpool hubo 26 goles, a 5,2 por partido: 4-3, 0-2, 3-1, 2-7 y 2-2, un reflejo de que ese torbellino genera peligro en los dos arcos. Y que los de Klopp no temen ir al ataque. También es una muestra más del fenomenal momento goleador que atraviesa el fútbol mundial.

(En otras noticias: Juan Sebastián Muñoz se metió en el Top-10 de la CJ Cup)

Van cinco fechas apenas y el aficionado se pregunta si el Everton podrá resistir en la vanguardia. Es difícil, no tiene un plantel tan amplio. Acaba de perder dos altísimos valores, su capitán Coleman por lesión muscular, y el expulsado Richarlison, ambos en gran momento. Inglaterra es muy exigente, se juegan dos partidos por semana todo el año entre Premier, Copa Inglesa, Copa de Liga, Community. Everton no compite en Europa como Liverpool, City, United, Tottenham o Arsenal. Todos perderán puntos porque se advierte una paridad asombrosa entre los primeros ocho o diez equipos. Si los de Ancelotti aguantan una rueda, luego la ilusión puede convertirse en el jugador número doce.

Jorge Barraza
Para EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Más noticias de Deportes

– Análisis: Falcao sigue marcando huella y ya deja su herencia

– Millonarios se aferra al milagro: le ganó bien al último de la tabla

– Entrevista: Vuelta a España, otra carrera que lucha contra la pandemia